la historia de nala

Por favor comparteme:

¡Queremos mostrarte cómo tus donaciones nos ayudan a ayudarlos! Usted donó generosamente para el cuidado de este perro este año y esta es la diferencia que ha hecho.

Esta es la conmovedora historia de Nala, escrita a continuación por sus padres adoptivos (prepara un pañuelo si no tienes uno a mano ;o) )

El día que la encontraron

“Esta es la historia de Nala, quien fue encontrada en una zanja por un granjero el 7 de enero y la trajo a APROP llorando, pues su estado era tremendo: muerta de hambre, completamente ciega, con Leishmania avanzada y muy, muy enferma. Esa misma noche la acogimos y durante la primera semana durmió 23 horas y media por día, comió todas sus comidas en la cama de su perro y se le empezó a administrar medicación. 

La mimamos con atún, salmón, pollo, pato (decíamos en broma que si hablamos de comida, Nala pide el menú) y a la semana había engordado 100 gramos por lo que Adriana, la veterinaria, decidió empezar con inyecciones diarias durante 30 días (glucantime). Lento pero seguro subió más de peso y después de esos 30 días se volvió más activa, la llevábamos a caminar a un parque cercano ya la playa y se puso feliz. También empezamos a ver a Nena, oftalmóloga, quien le recetó varios tipos de gotas para los ojos y de ceguera total Nala empezó a ver, no claramente pero cada semana su vista mejoraba un poco.

Ahora, después de más de 7 semanas, ganó más de 2 kilos, le encanta la atención, jugar, abrazar, tomar el sol y correr en la playa. Todavía necesita visitas periódicas a Adriana para controlar su leishmania y a Nena por tratar de mejorar aún más su vista, además, como está tan concentrada en nosotros, ahora necesita socializar con otros perros y humanos, pero ahora es una perra muy feliz, a veces traviesa. pero nos hace reír mucho (una noche que estábamos viendo un programa de entrevistas holandés, Nala también estaba mirando y cuando el primer ministro holandés comenzó a hablar, Nala gruñó, nos partimos de risa), así que decidimos adoptarla permanentemente. 

Muchas gracias a Adriana, Nena y, por supuesto, APROP por su continuo apoyo, pero especialmente queremos agradecer, desde el fondo de nuestros corazones, a las personas que donaron para la recuperación de Nala, sin ellos Nala no lo habría logrado”.

Anneke y Christian

Hoy, 28 de febrero, ¡qué transformación!

cerca

Regístrese para recibir nuestro resumen semanal de publicaciones.

¡No enviamos spam! Lea nuestro política de privacidad para más información.

Ruth Martin

Soy voluntario en APROP desde abril de 2018. Normalmente me encontrarás allí los martes por la mañana, ayudando a cuidar, limpiar y alimentar a los perros. En 2019 adopté a Barney, un Podenco de APROP. De hecho, me han gustado los Podencos y algunos me llaman Pod-Mother. También formo parte del equipo de adopciones, el equipo de recaudación de fondos y también ayudo en la crianza de perros. Ayudar a los animales me trae mucha alegría y felicidad a mi vida.

1 1 votar
Calificación del artículo
Suscribir
Notificar de
1 Comentario
El más nuevo
Más antiguo Más votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Huésped
Heidrun
hace 6 meses

Estoy muy conmovida por la historia de Nala y muy contenta con su desarrollo. Gracias por darle un hogar lleno de amor. Saludos de Heidrun xx
PD ¡Por supuesto que estoy calificando tu maravilloso artículo con 5 ESTRELLAS ✨!

1
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.X
es_ES